Yo pisaré las calles de Santiago nuevamente...

Yo pisaré las calles de Santiago nuevamente...

Un niño jugará en una alameda
y cantará con sus amigos nuevos,
y ese canto será el canto del suelo
a una vida segada en La Moneda.

Pablo Milanes

Esa “mayúscula” América
América Latina es un continente maravilloso, con sus países, sus costumbres, su cultura, su gente que ha sabido luchar por sus ideales y por defender su libertad, desde que la han visto por primera vez.

Recorrer cada uno de sus países es mirar como hemos avanzado, como fuimos dando pasitos y es realmente llenarse de una emoción que recorre las entrañas al ver a un pueblo  que logró defender su libertad por encima de todas las cosas.

Es así que llegué a Santiago de Chile justo cuando se recordaba un año más del golpe de Estado que trajo consigo una de las dictaduras más sangrientas de la década de los 70. Y aprecié sus edificios, sus carreteras, su cordillera, las comunas de clase media, alta, las personas en situación de pobreza, vi el progreso, la modernidad, y la necesidad también. Pero lo más importante vi a su gente recordar esa trágica historia, pero recordar ese horror con tristeza pero también con el valor  y  quizá el orgullo de haber luchado por lo más sagrado que tiene el ser humano, la libertad.

Y recordar sobre todo para no volver a repetir esa historia, recordar para ser libres, recordar a cada una de las personas que ya no están, recordar el sufrimiento, la solidaridad, el humor y el dolor con el que sobrellevaban el día a día de esos trágicos tiempos donde no tenían permiso para ser felices. Recordar para exigir que las deudas que la dictadura ha dejado al pueblo alguna vez sean saldadas por completo y para que la gente conozca la verdadera historia, que es la misma de varios países de nuestra América Latina.

Mar de emociones
Un mar de emociones mezcladas con dolor, tristeza, indignación, pero también esperanza, recorrían mi ser estando en el Parque de La Paz, en Villa Grimaldi un antiguo centro de detención, que hoy es símbolo de la memoria chilena. La misma sensación sentía al ver el Estadio Nacional lleno de velas encendidas en homenaje a todas las personas que fueron detenidas y muchas de ellas asesinadas en ese lugar, vaya paradoja, un estadio de fútbol para apresar, torturar y matar gente.

 

En estas imágenes de la capital chilena están reflejadas el  ver y sentir de nuestras historias, que son tan parecidas, y cómo duele recordar, pero también reconforta y da fuerzas para seguir este largo viaje que es la vida sin fronteras ni treguas.  Recorrer Santiago de Chile es recorrer su historia y aprender de cada rincón, es evocar la memoria de un pueblo valiente y con coraje, y porque finalmente eso es viajar.
 

Cada amanecer y cada atardecer recorriendo la avenida Américo Vespucio, mirar la cordillera que rodea a la ciudad, visitar el cerro Santa Lucía y la feria que lleva su mismo nombre, acercarse al centro  para ver la vieja Santiago, construida hace cientos de años, su Casa de la Moneda, la Catedral, esos edificios que perduran y tienen  tanta historia por contar, a través del paseo Alameda, sus migrantes, sus peculiaridades.

 

Y entonces, caes en la cuenta de que estas en el continente americano, en una de sus ciudades, en uno de sus países, en uno de sus rincones de dolor y de lucha, de amor y de pasión, de desesperanza y nuevamente esperanza, de tristeza y alegría, y también de anhelo de paz y de felicidad, que te invita a recorrerla de punta a punta para seguir soñando, un mundo mejor y más humano.

 

Expresado con el corazón,

Expresado con el corazón, muy bueno

La verdad es que su texto me

La verdad es que su texto me produjo mucha impotencia, ya que no es justo generalizar su opinión frente al pronunciamiento militar a todo el pueblo chileno, porque la verdad es somos muchos los que tenemos una opinión distinta y que al contrario que usted consideramos que la libertad llegó con nuestro libertador Augusto Pinochet y que cada 11 de Septiembre es un aniversario que celebramos con alegría.
Saudos.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.