Paseo onírico por los canales de Brujas y Gante

Paseo onírico por los canales de Brujas y Gante

Cuenta la leyenda que si Brujas, en Bélgica, está llena de cisnes blancos es debido a que, en 1488, los habitantes de la ciudad se sublevaron y asesinaron a Pieter Lanchals, un consejero del monarca Maximiliano de Austria. Como castigo, y puesto que en el escudo de armas de su consejero estaba representado un cisne, el rey condenó a sus súbditos a mantener eternamente cisnes en los canales de la ciudad.


 

undefinedHoy día, el cisne es uno de los símbolos Brujas, y además de poblar loscanales, son el elemento más representado en las banderas, los escudos, y hasta las figuras de chocolate que decoran los escaparates de la ciudad.Porque si Brujas son cisnes; el chocolate no sólo es representativo de Brujas, sino el emblema, y la exquisitez, de toda Bélgica. El único placer, el del chocolate, con el que las eternas disputas belgas parecen calmarse. Los enfrentamientos originariamente lingüísticos (un 60% del país, especialmente en la región de Flandes, habla neerlandés; cerca de un 40%, especialmente al sur, en la región de Valonia y en la capital, Bruselas, habla francés; y aproximadamente un 1%, al este del país, habla alemán) se disipan ante una buena onza de chocolate negro.

Lo que, sin embargo, no hay en Brujas, son personajes en escoba que le pudiesen haber dado el nombre al recogido y mágico rincón. De donde parece provenir la designación de Brujas es de una mala traducción de “Brugge”, término que designa a los puentes que –en consecuencia a susnumerosos canales–, inundan la ciudad.
Pero no sólo hay cisnes. Hermosos caballos pasean sus carruajes por la enorme y bella “Grote Markt” o Plaza Mayor, donde se encuentra el “Atalaya”, monumento en representación de la libertad y de la autonomía de Brujas. Iglesias, mausoleos, basílicas, palacios… son algunos de los rincones que pueden descubrirse en un lugar pequeño pero idílico como éste, que, declarado Patrimonio de la Humanidad desde el 2.000, fue la principal ciudad comercial del Condado de Flandes hace 800 años.
Aunque si Brujas tiene la fama, la ciudad de Gante, a unos 50 kilómetros de allí, no tiene nada que envidiarle… Una Venecia, dicen algunos… si hubiera algo comparable a Venecia.
Un rincón entre dos ríos
El céltico lugar que, antaño, llegó a ser la ciudad, después de París, más importante de Europa, es, al igual que Brujas, una ciudad de agua y canales. Gante hermana dos ríos: el Lys y el Escalda; y el muelle de “Graslei”, con sus palacios gremiales, es un buen lugar para comprobarlo. Otro de sus símbolos es el “Gravensteen” o Castillo de los Condes de Flandes, que, construido en el S. XIII, es una amplia fortaleza en mitad de la ciudad.
Además de chocolate, la tarde puede ser un buen momento para disfrutar de una cerveza compartida. Los belgas presumen de tener más de 300 tipos de cerveza. Cerveza al chocolate o al mango, cerveza de frambuesa, de cereza o de melón, son sólo algunos ejemplos.
Y tampoco Gante se libra de historias y símbolos. Los ganteses son apodados los “stropkes”, un término neerlandés que significa “los que llevan la soga al cuello”. Un mote del que, aunque hoy en día se sientan muy orgullosos, proviene también de un castigo. Fue el que les impuso el emperador Carlos V, cuando en 1540 obligó a los ganteses a hacer un recorrido, desde el Ayuntamiento hasta la Corte de los Príncipes, descalzos y ataviados con una camisa y una soga al cuello y a suplicar ante él clemencia.
Mas que ciudades de grandes monumentos, ambas son ciudades para pasear; rincones de ensueño con aire medieval para dejarse envolver, y en las que el viajero se puede permitir evadirse de todo lo demás.

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.