La ciudad “feliz”

Mar del Plata – Buenos Aires (Argentina)

La ciudad “feliz”

La costa bañada por las aguas que llegan del océano Atlántico, junto a los 47 kilómetros de extensas y variadas playas hace a Mar del Plata la localidad balnearia por excelencia de la Argentina. Su ubicación geográfica, a 400 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires y su relación con las principales urbes de los distintos países del MERCOSUR, permite determinar a priori que potencialmente es un centro de negocios y tráfico internacional tanto por los medios terrestres, marítimos como aéreos, donde se relacionan perfectamente el encanto y la belleza de sus recursos naturales, la jerarquía de la infraestructura y equipamiento, el servicio acorde y el espíritu de hospitalidad de sus habitantes.

Vista de Mar de PlataUna ciudad con luz propia
Muy pocos saben el porqué del origen del nombre de la ciudad. Algunos lo atribuyen a la denominación indígena “avin inalco” que significa brillante, relumbrante y de ahí su bautismo, pero por otra parte, la designación del Río de la Plata impulsó a esta ciudad sobre el océano a denominarse en Mar de Plata o Mar del Plata.

Pero el nombre, más allá de su verdadero origen, no resulta equivocado luego de que uno visita y conoce verdaderamente esta ciudad. No importa el mes, ni la época del año que uno se acerque, Mar del Plata siempre tiene algo nuevo para ofrecer, tanto al turista, al visitante y al local.

En ella se fusiona un amplio abanico de ofertas culturales, de turismo rural y activo, la pesca recreativa, la práctica de deportes náuticos y de impulsarse como la capital argentina del surf, un clásico de la ciudad.

En el aspecto arquitectónico, no tiene nada que envidiarle a las grandes urbes de Latinoamérica. Una vez llegados, podemos observar el denominado estilo “pintoresquismo” como expresión ecléctica de materiales, texturas, colores y composición formal. Una construcción sin reservas económicas. Los materiales (carpinterías, vitreaux, mármoles, tejas) de los templos y mansiones eran traídos de Europa, especialmente, Italia y Francia,  reflejo de una sociedad próspera de principios del siglo XX.

Paseando a orillas del mar.Ferias, festivales y reinados
En Mar del Plata se celebra desde hace varios años el Festival Internacional de Cine, evento donde se dan juego varias competencias a nivel latinoamericano y mundial, e integrado por jurados de renombre artístico y de gran trayectoria profesional en las artes audiovisuales. También es sede de la Fiesta Nacional del Mar, donde se destaca la elección de la Reina, quien es aclamada entre doce jóvenes residentes de la ciudad, por su belleza, inteligencia y como representante oficial que luego deberá, durante su reinado, cumplir funciones de promoción turística a nivel nacional e internacional.

Las ferias artesanales son un símbolo que identifica esta localidad. En sus diagonales y paseos los artesanos enlazan la más variada oferta de manifestaciones artísticas y culturales que complementan el aporte al desarrollo y crecimiento de sus propios habitantes. El visitante también podrá encontrar un exquisito mercado de pulgas, resultado de una iniciativa vecinal cerca de la Plaza Rocha, compuesto de antigüedades y objetos de arte que formaron parte de la cotidianeidad de los ancestros ciudadanos de la ciudad.

AtardecerBelleza naturalDurante la temporada de verano, sus largas playas que se extienden de norte a sur, son el espacio escogido por miles de visitantes, provenientes de todas partes del país, y del extranjero. La Perla, Bristol, playa Chica, playa Grande y muchas otras, se transforman en lugares de ocio y descanso del veraneante, que podrá optar entre la clásica oferta de balnearios a su disposición como del tradicional kit argentino, compuesto por una sombrilla, las sillas reclinables y el criollo y característico mate. El entusiasta de la vida al aire libre, podrá optar por la estadía en enormes estancias, donde se conjugan la historia y tradición de la ciudad, junto a complejos rurales recreativos con un ineludible sabor a campo. Zoológicos, granjas y criaderos se suman a la oferta rural y temática propuesta y que tienen en la fauna, el hábitat natural y la elaboración de productos artesanales a su máxima expresión.
La aventura no escapa a las posibilidades que tiene Mar del Plata. Sentir la fuerza de la naturaleza, ser protagonista de una gran hazaña y compartir con la familia y amigos las diversas categorías de deportes como parapente, canotaje, buceo, trekking y paracaidismo, junto a otras especialidades, componen las alternativas que ofrece esta ciudad donde se puede, aunque sea por unos días, ser más feliz. 

Qué linda...

Mar del Plata es un sueño, linda porque sí. Toda Argentina es bella. Parafraseando a Borges: "Siempre he sentido que hay algo en Argentina (él dice Buenos Aires) que me gusta. Me gusta tanto que no me gusta que le guste a otras personas. Es un amor así, celoso". Y.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.