El secreto mejor guardado del Niedersachsen alemán

El secreto mejor guardado del Niedersachsen alemán

La región de la baja Sajonia guarda intacto el espíritu de la Alemania colonial. El clima nórdico y los días cortos diferencian a esta región del resto del país, convirtiéndola en la mejor aproximación a la cultura original campesina y familiar que hacen olvidar, por un momento, el frenesí incesante de las capitales.

Wilhelmshaven, fiel a sus orígenes
El puerto de Wilhelmshaven fue una base de gran importancia estratégica de los U-Boot alemanes en la segunda guerra mundial, durante la cual se destruyó más del 60% de la localidad. Ahora Wilhelmshaven es una pequeña y cordial ciudad de la Baja Sajonia donde la vida es despejada y ajena al ajetreo de las grandes ciudades. El atardecer prematuro hace que los días sean cortos, pero la rutina comienza bien pronto. Los parques perennemente verdes, el Reichstag señorial, los canales y los lagos son el mejor decorado de este pequeño y gélido rincón variopinto del norte alemán. 

En raras ocasiones la temperatura asciende por encima de los diez grados y las nevadas espontáneas no son de extrañar. El mejor refugio para el frío son, sin duda, las diminutas cafeterías que decoran las calles peatonales del centro de Wilhelmshaven, donde tomar una taza de chocolate caliente y un gofre recién hecho son la mejor medicina. El puerto de la ciudad guarda con orgullo tres enormes buques que demuestran la efímera grandeza de la ciudad.

El recuerdo de la gloria de antaño se topa con la humildad actual, pero conviven con un eclecticismo especial: “Wilhelmshaven es pequeño pero es ideal para vivir” me cuenta una cordial ama de casa de las afueras, “parece una ciudad insignificante y perdida en el mapa, pero no lo es” argumenta su hija adolescente. En las orillas del río las explanadas de hierba son el mejor lugar para el descanso de los transeúntes locales, poco acostumbrados al turismo. Desde la costa de la bahía Jadebusen, y si las nubes lo permiten, se divisan varios faros típicos de la región; como telón de fondo se erige el más bello de los cielos nórdicos, totalmente ajenos a cualquier tipo de contaminación. Uno se encuentra en un lugar totalmente virgen e irremediablemente consigue relajarse lejos del la rutina de la metrópoli moderna.  

Las Islas de Frisia Oriental
A unos 30 kilómetros en coche al norte de Wilhelmshaven se encuentra el puerto más cercano a las islas sajonas de Alemania. A ellas se llega en un espectacular trayecto de una hora en ferry, en el que la temperatura desciende por debajo de los cero grados, pero las vistas hacen que uno se olvide de la temperatura: los rayos de sol atraviesan los espesísimos cúmulos mientras las gaviotas luchan contra el viento huracanado. La isla de Wangerooge destaca por dos motivos. Primero, su lindo faro rojo; y segundo, por la prohibición de vehículos motorizados, por lo que el principal y más típico medio de transporte es la bicicleta, así que es un crimen olvidar un par de guantes y una buena bufanda. Los fortísimos vientos de la costa forman paisajes de dunas que merecen una larga visita.

La única e ingeniosa manera de evitar la gélida ráfaga son las butacas de palma ubicadas estratégicamente de espaldas al viento. Parece que los años no han pasado factura en Wangerooge, donde las pequeñas calles de adoquines conservan esa magia colonial, siempre franqueadas por flores y arbustos. Las fachadas de las casas y tiendas, impecables, guardan ese espíritu alemán tan difícil de describir. Al atardecer, cuando al oeste el sol se sumerge en el mar envolviendo todas las dunas con una tenue luz rosada, parte el último ferry de vuelta. A la llegada, no hay nada mejor para recuperar las energías que un plato de kartoffensalat acompañado de col verde, una bratwurst crujiente y una Banter Hof, la cerveza propia de la región.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.