El desierto que no lo era

La Tatacoa, Colombia

El desierto que no lo era

Mi llegada fue en un jeep destartalado y viejo que hallé en la plaza central de Villavieja, del pueblo hasta el lugar donde comienza el desierto se tarda  en llegar aproximadamente 15 o 20 minutos. Una vez puse los pies en tierra divisé un territorio inhóspito y silencioso color ocre, con vegetación y formaciones muy particulares causadas por la erosión que le daban una apariencia  única. Olía a polvo, a tierra seca, mi ropa estaba empapada en sudor, el aire era caliente, no cabía duda había llegado a uno de los escenarios naturales más sorprendentes y atractivos de Colombia “El desierto de la Tatacoa”.

Panorámica del desiertoEl recorrido que se ofrece al viajero es una larga caminata por las zonas más representativas del desierto, una gris y otra roja. Mientras caminaba junto  al guía y otros viajeros, me enteré que realmente no nos encontrábamos en un desierto sino en un  bosque seco tropical, en un lugar que en  sus orígenes fue un jardín con flores y árboles y que con el paso del tiempo se había ido secando. Su nombre proviene de las serpientes cascabel inofensivas y de color negro que habitan la región, llamadas tatacoas.

Nos dirigimos primero a la zona de arena gris, al llegar allí se observaban múltiples figuras  esculpidas por el viento y el tiempo, hay un sector muy especial denominado Valle de los Fantasmas, en donde las formaciones muestran especies de siluetas de personas esperando ser encontradas y vistas por el caminante, como posando para su mejor foto. Luego nos trasladamos en el jeep a la parte roja, a un lugar conocido como El Cusco en  donde se alzan gigantes torres en medio de los cactus y se observan caminos en la arena,  laberintos rojos que seducen sólo con verlos. Un paisaje de  película.

Descanso.La Tatacoa es un espacio lleno de vida animal y vegetal que se adaptó asombrosamente a las condiciones mínimas de humedad y a las altas temperaturas del lugar: es posible hallar tortugas, roedores, serpientes, arañas, escorpiones, águilas, lagartos y tigrillos que se esconden en la tierra seca y entre algunos de los cactus que alcanzan hasta cuatro y cinco metros de altura. Está habitada por unas 300 personas reunidas en familias  que cuidan cabras y ganado. De hecho como parte del recorrido se ofrece a los visitantes un platillo para recobrar las energías que es el Chivo o Cabro Asado.

Pero la Tatacoa se convierte en un lugar distinto en la noche, el cielo se impone  ante la tierra y aparece deslumbrante ante los ojos del viajero que no puede hacer otra cosa que rendirse a su encanto y quedarse contemplándolo un largo rato. Por sus especiales condiciones metereológicas se ha dispuesto allí un observatorio astronómico que se convierte en otro atractivo de la zona; quedarse a acampar una o varias noches  bajo las estrellas, es un plan por el que muchos se dejan tentar. 

No disponía de tiempo para quedarme así que abandoné el desierto, entrada la noche,  cargada de una energía vital, milenaria, todo el recorrido fue fascinante, a veces pienso que fue casi como una alucinación, quizás en algún lugar de la memoria que guardan los cactus, las arenas y las rocas están atrapados los olores, los sonidos y los encantos del jardín florido que algún día fue.

Desierto gris.DATOS CLAVES
Al municipio de Villavieja, se llega desde Neiva, capital del departamento del Huila, tomando una ruta hacia el norte. Si se parte desde Bogotá, antes de llegar a Neiva se encuentra un desvío hacia el desierto, es necesario cruzar el río Magdalena en Ferry.

Se debe llevar mucha agua, protección solar, zapatos cómodos para caminar y ropa apropiada para clima muy caliente.  

Una clara invitación a conocer La Tatacoa

Hey! Super bien que hayas experimentado ese viaje, que bien se puede convertir un recorrido al pasado verde de ese sitio, con un poco de imaginación, claro. Felicidades, y ya me vas diciendo la ruta exacta para no perder pista en esa aventura colombiana. Hasta pronto.

Precisión

Un amigo me escribió y me hizo una precisión sobre los orígenes del desierto. Si bien en la etapa terciaria de su formación fue un jardín florido, mucho antes fue un extenso mar, de allí que sea un lugar de yacimientos importantes de fósiles y de allí también las capas de sedimentos que se encuentran. Bueno ahora el desierto tiene un encanto adicional.

Lugares fascinantes ... experiencias inolvidables

Carito, que bueno leer tu artículo y resaltar uno de los lugares más bellos de nuestro país. La descripción que haces nos lleva a ese lugar y a recorrer cada espacio como tú lo hiciste. Artículos como este dan ganas de escribir más sobre otros lugares maravillosos de Colombia, esos que te permiten reconocer la inmensidad de ese pequeño país ubicado en la esquina de América del Sur... Gracias por tus letras.

Vivir viajando

Hola Caro! Bienvenida a esta aventura de la que ambas somos participes, porque viajar viviendo y vivir viajando no es la misma idea, aunque las dos deben ir unidas de la mano. Si el desierto de Tatacoa es solamente la mitad de bello que la idea que has hecho que me forme de él con tu artículo valdrá de sobras la pena ir a conocerlo. ;-)

Hola viajera, pues que esta

Hola viajera, pues que esta sea otra manera de conocer nuestras culturas e identidades, es hora de encontrarnos a través de nuevos caminos, rutas y paisajes...ya vendrán más. Ya verás.!!!

La Tatacoa

Caro, la verdad es que al leer tu artículo me entraron unas ganas de ponerme esos zapatos cómodos e irme corriendo hacia ese lugar para experimentar esas sensaciones que tan apasionadamente describes en este artículo. Por lo que leí, es un lugar interesante y diferente que te invita a descubrir sus encantos.

Es verdad no es uno de los

Es verdad no es uno de los lugares que más se "reconocen" en nuestro país, de eso se trata esta aventura y este viaje, espero sorprenderlos con nuevos destinos..espéralos mi Silvi!!

Bella descripción

Después de leer estas líneas invade un deseo inmediato de transportarse a este lugar que no podría disfrutarse al máximo si no se cuenta con una sensibilidad tan impactante como la de la dueña de este escrito.

Hermosa descripcion

Una descripcion muy sensible de la verdad natural que existe, esta escito con un caracter romantico que me gusta, pero sobre todo la fenomenal forma de narrarlo que produce un sentimoento de añoransa por nuestros paisajes.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.