Colombia: Una sociedad descalza

Colombia: Una sociedad descalza

Cada viajante en la inmensidad de un territorio desconocido, está ahí por alguna razón. Dejando a un lado las obligaciones de trabajo o estudio, las motivaciones siempre son muy diversas. Alguno habrá que decide dejar atrás una vida vivida tratando de dar a conocer lo desconocido. Habrá quien lo haga para encontrar nuevas ideas: componer música o escribir libros en un lugar diferente, donde se sienta más libre. Es común, también, el deseo de conocer pueblos, descubrir culturas y adivinar destinos ajenos al  suyo o no tan distintos – la vida del ser humano se repite aquí y allá. Habrá quien piense en simplemente relajar y dejarse llevar para donde el viento lo lleve. Hay de todo. Los viajes pueden rejuvenecer o envejecer. Los viajes pueden traer esperanzas de un mundo mejor o, al contrario, pueden traer más desesperanza.

 

Barranquilla: Carnaval, río y mar

 visión panorámicaTodo este palabreo es solo para decir que un viaje de estudios a Colombia, específicamente a Barranquilla (que no impidió una escapadita a la famosa Cartagena), me dejó, por primera vez, un gusto amargo en la boca – la total imposibilidad de conocer o, al menos, vislumbrar, la realidad de un país. Regresé con un sentimiento de vacío y tronchado, porque me incluyo entre los que viajan en busca de descubrir pueblos, hábitos y costumbres. Me gusta estar entre las personas en las calles, en las plazas, en las esquinas. En la universidad, un clima extremadamente cordial y amistoso. Pero fue allá, donde, de inmediato, percibí que estaba sitiada. Había un cuidado inmenso con los extranjeros. Mil recomendaciones. Temor. Miedo. Prevención. No importa la palabra que se use.

Universidad del Atlántico, la única universidad pública de Barranquilla.Regresé con la certeza de que Colombia es un país de extrema belleza, pero de difícil comprensión. Tras los rostros risueños, parece haber un persistente “resquicio de miedo”. A fin de cuentas, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo o, simplemente, FARC o FARC-EP, organización comunista y que se autodenomina guerrilla revolucionaria de origen marxista-leninista, está en casi el 20% del territorio colombiano, principalmente en las selvas del sudeste del país y en las planicies situadas en la base de la Cordillera de los Andes. Se dice que las FARC desde hace mucho tiempo están envueltas con el tráfico de drogas. Controlan una parte significativa de la refinación y distribución de cocaína en territorio colombiano, lo que les permite suplir  a otros países. Hay otra partida – los llamados guerrilleros urbanos –, que se infiltran en las propias universidades. Aparte de los dos segmentos, los llamados paramilitares, inicialmente reunidos para combatir a la guerrilla y las drogas, también hoy son temidos por su violencia. Se añade la policía, que reúne muchos y muchos jóvenes, y, por tanto, parecen más fácilmente sobornables. ¿Y qué decir de los gobernantes?

Bajo esta perspectiva, tal como se da en Brasil, la estratificación social es visible en cualquier parte. Por ejemplo, en el caso específico de Barranquilla, al lado de la única universidad pública, la Universidad del Atlántico, se hallan casi 20 instituciones de enseñanza superior que cobran caro, muy caro. A fin de cuentas, el salario mínimo del pueblo colombiano es de exactamente 566.700 mil pesos colombianos (que equivalen a 653,97 reales) para cubrir gastos básicos de vivienda, luz, agua, transporte público, ítems siempre de valor elevado.

 el símbolo de un paísPor todo ello y por muy pocas informaciones confirmadas y vividas, regresé a Brasil con la certeza de que visité Colombia, mas no conocí un país. De Bogotá, nada que decir: aeropuerto, cena en un restaurante frecuentado por el pueblo de la tierra (huyendo de los reductos para turistas) y una noche de hotel. Nada más. De Barranquilla, fundada en 1629, cuyo río (Magdalena) encuentra el mar (Caribe), además de figurar como el principal puerto marítimo y fluvial del país, tiene mucho que decir. A causa de las márgenes arenosas del río, hay quien la llama La Arenosa. Por su esplendor, hay quien la llama Puerta de Oro.

Informaciones previas alardean de su fama como la “tierra del carnaval”. Por su diversidad cultural, el carnaval de Barranquilla es clasificado por la UNESCO [Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura] como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. Tal como ocurre en Brasil, donde se respira la fiesta del Momo por muchos y muchos días, en Barranquilla, también. Oficialmente, la fiesta transcurre en los cuatro días anteriores a la Cuaresma, mas la población lo vive durante cerca de dos meses en medo de turistas que llegan de todas partes para la gran fiesta.

Entre las atracciones turísticas, está el centro histórico registrado como Monumento Nacional, en el que se destaca el esplendor del barrio El Prado, que comprende las edificaciones más antiguas, por ejemplo el hotel El Prado. Merece resaltar, también, La Cueva. De antiguo bar de cazadores, célebre por reunir autores famosos, como Gabriel García Márquez, que comenzó sus escritos en la bella Barranquilla; el pintor Alejandro Obregón; el fotógrafo Nereo; y el primitivista Noé León, miembros del movimiento llamado “Grupo de Barranquilla”, en la actualidad, La Cueva consiste en una fundación sin fines lucrativos. En la condición de icono local y nacional, sueña en fortalecer las raíces caribeñas, agrupando ciudadanos que se distinguen por la preservación de la cultura, lo que justifica el otorgamiento de la concesión de título de "Bien Cultural" de la Nación por el Ministerio de Cultura del país, lo que lo hace divulgar la riqueza de la gastronomía local en pintorescos restaurantes.

Sorprendente es el moderno complejo arquitectónico del Parque Cultural del Caribe. Son 22 mil m2 de belleza deslumbrante y de actividades múltiples ofrecidas a la población. Hay bibliotecas dirigidas a públicos de diferentes edades, incluyendo niños, pero, para ser fiel a la verdad, lo que nos retiene la respiración es el Museo del Caribe, inaugurado en 2009. Su grandiosidad en términos de actuación trae un soplo de esperanza. Así como el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Cataluña, España) y el Museo Guggenheim (Bilbao, País Vasco, España), el Museo del Caribe continúa la tendencia moderna de los museos. Además de la interactividad e hipertextualidad, es hipermidiático y busca suplir las demandas de los ciudadanos, de forma individualizada. En seis pisos, además de la Sala Gabriel García Márquez, está distribuido en cinco grandes ejes: Sala de la Naturaleza; Sala de la Gente, Sala de la Palabra; Sala de la Acción; Sala de la Expresión. Existe siempre la posibilidad de interacción, sobre todo en la última de ellas, donde el visitante es incitado a escuchar y a ensayar pasos de ritmos caribeños colombianos, por ejemplo el bullerengue, la chalupa, el fandango, la cumbia y el porro. Además, gracias a la forma como está estructurado, el Museo favorece a cada cual seguir su propio recorrido; en cuanto a conjunción de los medios (sonido, imagen y texto) está presente todo el tiempo.

Entre las iglesias, se destaca la Catedral Metropolitana María Reina de Barranquilla y la Iglesia de San Roque, esta del año 1857, situada en el barrio San Roque de Barranquilla. Está, también, el Teatro Amira de la Rosa; el Centro Cultural; el viejo edificio de la Aduana en estilo republicano. En el Museo de Antropología de la Universidad del Atlántico, a pesar de tradicional en su estructura y funcionamiento, fue donde encontré una de las piezas más simbólicas del país: un montaje con zapatos de todos los tipos y tamaños, acompañada por un bello texto de Marcos Alfonso López, pone de manifiesto el alma de la nación.

Cartagena de Indias: Ciudad amurallada
Un día de escapada a Cartagena es una experiencia única. Cartagena de Indias llama la atención por sus murallas del siglo XVI que la cercan por completo. Además de permitir una vista privilegiada del Caribe, los inmensos paredones de piedra cuentan en silencio historias e historias del pueblo caribeño, una vez que, a través de los siglos, protegieron el puerto más importante de la región contra los ataques de peligrosos piratas, preservando, aquella época, tesoros de los colonizadores españoles. Ahora, las murallas sufren nuevas invasiones. Esta vez, de los turistas que llegan de todas partes: Cartagena es una de las regiones más visitadas de Colombia porque mezcla historia y modernidad: lo típico de la cultura caribeña se funde con segmentos de la influencia europea.

Y, de hecho, hay mucho que ver cuando se anda preferentemente a pie por sus calles estrechas de paralelepípedos y casas coloridas. Hay balcones de madera floridos. Hay carros de buey o carruajes tirados por caballos que trotan en las callejuelas.  En la Popa de la Galera, una pequeña colina, cuya parte más elevada mide 148 metros por encima del nivel del mar, además de ofrecer una vista privilegiada de la ciudad, es posible imaginarse de noble y de pirata, posar con el bicho perezoso y otras diversiones más.

Volcán Totumo.Gracias a la decisión de la UNESCO, Cartagena de Indias es Patrimonio Histórico de la Humanidad desde 1984. De hecho, conserva un conjunto arquitectónico de rara belleza. El Castillo de San Felipe de Barajas es de una belleza inimaginable. ¿Y qué decir de la Torre del Reloj y de las muchas y muchas plazas que le imprimen a la ciudad un aire bucólico y de extrema receptividad a quien llega? He ahí la Plaza de la Aduana, la Plaza San Diego, la Plaza de Santo Domingo, donde además de la Iglesia del mismo nombre, está la estatua de Gertrudis, obra del reconocido pintor colombiano Fernando Botero, nombrada La Gorda.

El Parque de Bolívar o Plaza de Bolívar, en pleno centro histórico de Cartagena de Indias, con la estatua de Simón Bolívar, recuerda la fuerza de El Libertador en diferentes naciones de América Latina, por ejemplo en su propio país, Venezuela, y otros más. Es el caso de Bolivia, Colombia, Panamá, Ecuador y Perú, lo que lo inmortalizó como el gran héroe, visionario, revolucionario y, sobre todo, eminente libertador de los pueblos de la región.

Yendo más allá, el Portal de los Dulces, con golosinas para todos los gustos, convida a uno de los pecados capitales –la gula. La Iglesia San Pedro Claver, el Teatro Heredia (de 1905) y el Palacio de la Inquisición constituyen belleza aparte. Localizado en el Museo Histórico de Cartagena, este último hace que los más sensibles se emocionen. Ahí están intactos la cámara de los tormentos, la guillotina, la horca y otros instrumentos de atrocidad perpetrada durante la Inquisición.

La grandiosidad del Castillo San Felipe de BarajasSin embargo, Cartagena de Indias no guarda solo el pasado. Vive intensamente el presente, de tal forma que los cinéfilos de todo el mundo esperan ansiosamente el Festival Internacional de Cine de Cartagena, iniciado en 1960, y que ocurre cada año, con la distinción de ser el más antiguo festival latinoamericano del séptimo arte. Además, hay tiempo para las bóvedas. Situadas entre los Fuertes de Santa Clara y Santa Catalina, con 48 columnas en forma de arco y 23 bóvedas que, inicialmente, fueron utilizadas para fines bélicos. Hoy, abrigan tiendas y más tiendas de artesanía, antigüedades y quincallerías, que hacen la fiesta de los turistas, al no poder visitar la casa de Gabriel García Márquez, que tiene en Cartagena una de sus fuentes de inspiración. Por último, a unos 50 minutos de Cartagena de Indias, está el Volcán de lodo del Totumo, famoso por sus notables propiedades medicinales.  

No obstante, en mi visión, nada expresa mejor la situación del país y del pueblo colombiano y, sobre todo, el sentimiento de vacío que provocó en mí el citado montaje de zapatos y, por consiguiente, de pies descalzos que se hacen imaginar en el citado texto de Marcos Alfonso López. Parecen advertirnos de las vidas perdidas y de la desesperanza de viajantes, como yo.

Colombia... sitios turísticos bellos por su arquitectura

Quisiera recomendar a las personas que visitan Colombia. algunos municipios o ciudades que se caracterizan por su arquitectura colonial bella y han sido denominados como patrimonio cultural.

Barichara, Santander
Barichara se eleva como un pueblito colonial de incomparable belleza y conservación. Sus casitas de estilo andaluz, de paredes blancas, tejas rojizas y suelos de piedra amarilla son únicas en el mundo y exhiben con orgullo la habilidad de los pacientes talladores de roca que moldearon este pueblito, roca por roca.

La tranquilidad de las calles llega hasta un mirador de ensueño que expresa a la mejor manera de un artista, la belleza del paisaje santandereano. Barichara, monumento nacional, está poblada por discretas tiendas artesanales, hoteles boutique, iglesias cargadas de historias y personas que narran los buenos tiempos del pueblo.

Villa De Leyva, Boyacá

Y otros sitios turísticos para disfrutar en Cartagena, Santa Marta, Acacías, Rionegro,

Pueden visitar esta página web:
http://www.colombia.travel/es/turista-in...

Mi idea de Colombia

No se de donde eres, pero yo que soy de España y las vueltas de la vida me trajeron a Colombia, donde voy para mi cuarto año de estadía, sentí y aun siento, la misma sensación. Decir que no soy ni parecida a la misma que por primera vez piso el país, porque con afán de proteger, justamente me crearon los mismos fantasmas. Yo venia desprevenida y me metieron los cuidados y las advertencias tan hondos, que al principio no podía ni salir a la calle sin acompañante, hoy en día también lidio con algún fantasma que otro, y aun reniego de muchas cosas, pero he TENIDO que olvidarme de los consejos, para poder recién empezar a disfrutar. Ahora me hace gracia porque yo soy la que le digo a la gente que viene que tenga paciencia con el país, cuando al principio solo quería correr.
Mi idea de Colombia...? un país verde, exuberante, hermoso, con malos dirigentes, mal sistema y muchos picaros, que también digo, esta EN VÍAS de renacer, o por lo menos, empieza a tener la intención.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.