naturaleza

Una puerta en La Cerdanya

De paso por Puigcerdà

Será un domingo de primavera y a unas tres horas desde el centro de Barcelona, el tren te traerá por fin a La Cerdanya. Y te darás cuenta fácilmente de que has llegado. Notarás que estás en ella. Porqué sí, será el Pirineu, pero será diferente. La entrada es imponente, como gran parte del camino, el cual está rodeado constantemente de árboles y montañas. Algunos blancos en invierno, el resto siempre verdes. Pero la entrada a La Cerdanya no deja indiferente.

Escapada al paraíso

De isla en isla por las Rías Baixas

Una mañana soleada cualquiera una gaviota patiamarilla comparte roca con un pequeño grupo de cormoranes moñudos en una de las islas gallegas más conocidas: Ons. Salvo alguna pequeña trifulca acerca de quién se llevará ese pescado recién capturado, no parecen tener demasiados problemas. No obstante, la gaviota despliega las alas y alza el vuelo hasta alejarse en el horizonte. ¿Cuál será su siguiente destino? Tal vez otra isla.
Agricultura de altura

Asalto al cielo

A casi cuatro mil metros más cerca del cielo, a juicio humano, nada debería habitar. Hace miles de años, sin embargo, los hombres de estas tierras decidieron ir contra toda lógica y arrancarle terrenos de sembrío a sus cumbres. Esta es la historia local de un cultivo universal: la papa, los Yauyos y las alturas de Lima, en Perú.
Historia y Naturaleza del Periodismo de Viajes, por Pedro Eduardo Rivas (Libro)

Érase una vez... un viaje

El libro Historia y Naturaleza del Periodismo de Viajes, de Pedro Eduardo Rivas, analiza los textos de periodistas viajeros, desde los remotos tiempos de los faraones hasta el siglo XX. Un documento de un valor documental único e imprescindible en la biblioteca de cualquier viajero.

Kenia y Tanzania

El poder de la naturaleza

Hablar de un continente de la dimensión de África es una utopía. Mera ilusión o fantasía total. De cualquier manera, 15 días increíblemente rápidos y vividos en horas intensas de mucha perplejidad y de muchos sustos (gratos o no), nos dan, al menos, la posibilidad de sobrevolar los recónditos secretos de dos países que se aproximan en sus semejanzas y se distancian en sus particularidades. Nos estamos refiriendo a dos remansos perdidos al este del continente africano – Kenia y Tanzania – donde estuvimos en enero último.