león

Cazador blanco, corazón negro

Hubo un tiempo en que la caza fue para muchos una necesidad. Hoy, por diversos motivos, en numerosos lugares se ha convertido en una suerte de hobby, distracción o divertimento. Y también para algunos en parte de una singular filosofía de vida. Más allá de distorsionados discursos ecologistas, el buen cazador es, sin lugar a dudas, un verdadero amante de la naturaleza y un férreo centinela de la misma. Pero los tiempos cambian. Y, por desgracia, también algunos cazadores...