Egipto

El despertar de un viajero oculto

Cuando viajamos y nos adentramos en otros mundos, nos conocemos a nosotros mismos como si fuésemos extraños. Introducimos personas nuevas en nuestras vidas y reaccionamos ante experiencias que nunca podríamos vivir en nuestro entorno más cercano. Esto le sucede a Hervé Joncour, un comerciante de huevos de gusanos de seda francés que vive en Lavilledieu, un pueblo del sur de Francia, con su mujer Hélène. Le gusta la tranquilidad de su hogar, la rutina y trabajar de manera responsable. Más allá de esto, no tiene demasiadas inquietudes, a pesar de tener medios económicos suficientes para llevar una vida bañada en el lujo. Sin embargo, se ve obligado a viajar cada año a Siria, Egipto y, durante gran parte de la novela, a Japón para comprar huevos de gusanos de seda.