despedida

Como siempre

Conseguí más de una postal en cada lugar que conocí en el primer viaje familiar del 2011. Utilizamos casi todos los medios de transporte en sólo doce días: avión, tren, bus, barco y avión otra vez. El viaje tuvo "lo de siempre", abrazos, llanto, peleas, te quiero muchos, impresiones nuevas, largas conversaciones, caminatas, fotos, más abrazos y comida. Pero esta vez, algo cambió en eso de "lo de siempre", cada uno regresó a un destino distinto. Desde Noruega y Holanda nos despedimos "como siempre", en algún aeropuerto del mundo para llegar, esta vez, a Lima, Barcelona y Bergen.