Castillo de Santa Bárbara

Alicante (España)

Ciudad de la Luz

Uno de los grandes encantos de la luz reside en que suele ser sinónimo de calor y vida. A orillas del Mediterráneo, cuando la sal hace de prisma y el agua ejerce su rol como una gran lupa, podemos hablar de la luz también desde la óptica, porque es la luz quién nos da la cromática de esta ciudad: su noche es amarilla, sus calles azules, su gente es roja; su mar es violeta y el día es blanco algodón. Alicante es calor, vida y color, mucho color.