Rincones del Mundo

Cidade de Goiás, Brasil

Cidade de Goiás, una tierra de cultura y de luna

La Luna habla. Sí, verdad…de las muchas cosas que ve, que oye, siente. Habla de los amores que anima, de las guerras que apacigua, de los peregrinos que contempla. Bien, si no lo crees, entonces que te convenza “Cidade de Goiás”. Allí, por sus calles de piedra, entre las barrocas casas de arco iris, a la música de río, el “Rio Vermelho”, seguro que también la oirás hablar.
Santa Ana (El Salvador)

Sucursal del cielo, capital del mundo

El Salvador es conocido como el "purgarcito" de América por ser el más pequeño de los países centroamericanos. Sin embargo, la belleza y la magia de sus ciudades las convierten en urbes inmensas, gigantes, inabarcables... Santa Ana es un claro ejemplo. Clima tropical, sosiego y tranquilidad, alegría a raudales. No es de extrañar que más de uno la haya bautizado como la "Sucursal del cielo y la capital del mundo".

Las tierras mayas aún viven

Una tierra de batallas épicas, alabados Dioses, grandes guerreros, hermosas doncellas, ritos, leyendas, descubrimientos, conquistas, traiciones… Las cicatrices aún están en nuestras tierras, la sangre derramada por las batallas todavía está impregnada en los vestigios: San Miguelito y el Rey.

El Valle de Antón (Coclé)

Detrás de la corona natural: conociendo el valle y la cordillera del Istmo

A pesar de correr al encuentro no íbamos a llegar a la hora señalada, ya eran más de las nueve. El viejo Uaz, que alguien rescató de un cementerio de máquinas de bomberos en Penonomé, había chocado al salir de una curva difiícil con el carro de don Pacífico. Los frenos se fueron largos y quedamos sobre las farolas oxidadas de un hyundai noventero.

España

Amor a primera vista

España. Barcelona. Mundo nuevo para mí en una civilización antiquísima. Intencionalmente, no quiero mostrar datos estadísticos. Hablo de sentimientos, de sensaciones, de percepciones, y, sobre todo, de disposición afectiva con relación a una vida nueva, con una duración previamente determinada de un año, en un país y en una universidad, donde nada soy, sino una extranjera o tan solo una intrusa más. No tiene nada que ver con mi vivencia anterior como turista en este país, en excursiones, que poco o nada muestran de la personalidad humana.

España

Formentera formidable

Según la Real Academia Española las acepciones para la palabra Formidable se refieren a lo temible, lo que infunde asombro, lo magnífico. Al visitar Formentera pude comprobar que es posible que un lugar conglomere estos significados y un sinfín de significantes.
Roma (Italia)

Descanso en la Escalinata de la Trinidad del Monte

Como me ha ocurrido en otros viajes, en éste también antes de llegar a destino tuve la sensación de conocer el lugar. ¿Quién no ha visto o leído sobre el Coliseo, la Fontana di Trevi o el Vaticano?

Chicaque: El Imperio de la niebla

Húmedo concierto de verdes y formas rocosas donde la neblina cae y el bosque espeso envuelve a los caminantes. El parque Chicaque es uno de los ultimos ricones de la sabana donde todavia quedan tesoros de flora y fauna en las puertas de Bogotá. 
Irlanda

Dublín, mil y una

Una gran ciudad, más de un millón de habitantes, un ritmo frenético. Al mismo tiempo, una extraña calma se respira en medio de sus calles, los edificios hablan de un pasado humilde, de una pequeña ciudad de país conquistado. Así se presenta Dublín, llena de contrastes y de vida. Una ciudad con mil caras que ofrecer al mundo.

Alicante (España)

Ciudad de la Luz

Uno de los grandes encantos de la luz reside en que suele ser sinónimo de calor y vida. A orillas del Mediterráneo, cuando la sal hace de prisma y el agua ejerce su rol como una gran lupa, podemos hablar de la luz también desde la óptica, porque es la luz quién nos da la cromática de esta ciudad: su noche es amarilla, sus calles azules, su gente es roja; su mar es violeta y el día es blanco algodón. Alicante es calor, vida y color, mucho color.