“Viajar es el más terrible de todos los placeres”

Cartas de una Erasmus - Entrega 18

“Viajar es el más terrible de todos los placeres”

La última tarde que pasé en Madrid, allá por el que me resulta ya un lejanísimo septiembre, la pasé escuchando los latidos del corazón. La Erasmus me ha demostrado que, en muchas ocasiones, nuestros miedos sí son justificados. Marcharte es renunciar a cosas, tanto voluntaria como involuntariamente. Lo que vas perdiendo por el camino es muy difícil que puedas recuperarlo, pero, a pesar de saberlo, es necesario seguir adelante en tu camino. Vivimos en una balanza constante de pérdidas y ganancias.

La despedida
Con mi característica inestabilidad, he pasado por todo tipo de estados emocionales en los últimos meses. Dicen que en una experiencia como ésta las cosas se viven con otra intensidad. Pensé que era un mito, o al menos, que a mí, que llevaba años fuera de casa y que tan “vivida” me creía, no me pasaría. Ingenuidades. Si hago balance de los últimos meses, tengo la certeza de que han sido absolutamente decisivos. Tantos viajes, tantas dudas, tantos miedos, tantos descubrimientos, tantas palabras, tantos suspiros, tantas alegrías, tantos llantos, tantas fotos, tantos besos, tanto cariño, tantas emociones. Todo ha sido intenso. El amor y el aprendizaje han sido protagonistas. Tanto la apatía, como la fuerza y las ganas, han sido vividas al filo.

 

No puedo arrepentirme de nada, sé que he aprovechado estos meses. A medida que iba descomponiendo mi cuarto, haciendo las maletas de vuelta y despegando fotos, comprendía todo esto. La habitación se ha ido construyendo a la vez que mi beca Erasmus. Y cuando sola en el cuarto pensaba en ello, las imágenes me acompañaban.

¿No te da pena irte?
Esa es la pregunta que me hacía todo el mundo estos últimos días. Terminar exámenes, pasarme por la oficina Erasmus a firmar los papeles de vuelta, quedar con el casero para devolverle las llaves, cerrar asuntos, y coger otro avión…

A eso he dedicado los últimos días… Y, especialmente, a despedirme: de los lugares, de las personas. Pero no, no estoy triste, echaré en falta mi vida italiana, pero, para ser sinceros, lo que prevalece es la sensación de estar orgullosa de haberme reconciliado conmigo misma. En eso pensaba mientras comía una de mis últimas pizzas Lasagna y mientras mirando un presente que estaba convirtiéndose en pasado comprendía que había llegado la hora de seguir adelante.

“Viajar es el más terrible de todos los placeres”, escribía el periodista y viajero Julio Camba. Es terrible porque aprender y comprender, a veces, duele, duele mucho. Pero al mismo tiempo, viajar es el más maravilloso de todos los placeres, y por ello, después de este curso Erasmus viviendo en la italiana Perugia, sólo puedo estar feliz y agradecida.

 

Conocerse a uno mismo duele,

Conocerse a uno mismo duele, pero es gratificante porque te refuerza.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.