Ven a jugar…

Cartas de una Erasmus - Entrega 15

Ven a jugar…

Abril empezó pegando fuerte. Los cinco primeros días del mes viví sumergida en el Festival Internacional de Periodismo que se celebró en mi ciudad de acogida. Amanecía entre conferencias, y me iba a la cama tras ver los espectáculos del Teatro Pavone. Todo en pro de analizar este oficio que vive uno de sus peores años. Un chute de periodismo en cinco días intensos que propiciaron un inmejorable inicio de mes.

Prácticamente a continuación, fue la Semana Santa. El martes santo, a las súperamigas les dio por alquilar un coche y nos hicimos Perugia-Manhattan en 24 horas. San Gimigiano, un pueblecito famoso por sus catorce torres, es considerado el “Manhattan italiano”. Visitamos, además, Siena y Livorno. Los demás días de fiesta los pasé, como ya contaba en mi anterior carta Erasmus, recorriendo la región de Las marcas. 

 

De oca en oca…

A la vuelta del “lunes de Pasqueta” tocaba estudiar. Tenía algo menos de una semana para que me quedase claro que ya fuese por los tres canales de Mediaset, o por ser el “Presidente del Consiglio”, las televisiones en Italia se monopolizaban en el reino de Berlusconi; o para aprender que el Corriere della Sera se fundó en 1876 y desde entonces no había quien le hubiese quitado el liderazgo, a pesar de que La Repubblica, nacida justo cien años después, le pise los talones. Reconozco que me gustó estudiarme la historia del periodismo italiano, al fin y al cabo, periodismo, historia y literatura –que también había mucho cuento– es una buena combinación… a mi parecer.
 

Y en martes me examinaba, y en miércoles cogía un avión camino de Barcelona. Si mi madre siempre me ha dicho que estoy en las nubes, este año es en sentido literal, que he perdido la cuenta de los aviones que he tomado ya. Y con ella precisamente, con mi madre, me reencontré en la ciudad condal, donde juntas vivimos la experiencia de adentrarnos en unas preciosas Ramblas llenas de libros y rosas. Celebramos allí el 23 de abril, el San Jordi.

…y tiro…

El retorno a Italia fue por todo lo alto. El país celebraba, el día 25, la conmemoración de su liberación, y las procesiones se echaron a la calle. Y así, de pronto, estaba ya a final de mes, y en una semana en la que ha llovido tanto en Perugia que la biblioteca de mi universidad se ha inundado. Entre unas y otras, he pisado poco las clases, y la consecuencia ha sido que cuando me he decidido a ir, me he encontrado con que algunas han echado ya el cierre. Que teniendo en cuenta que empezamos las clases en marzo, no se puede decir que hayan sido muy largas.

En fin, que ando persiguiendo a los profesores para enterarme de cuándo tengo los exámenes; mientras, me leo el último libro que nos han mandado, New Journalism, de Marco Pratellesi, o el último que compramos en Barcelona, Un mar de muerte, de David Rieff. A ratos me pongo a estudiar inglés, y pienso que haría falta un milagro para aprobar el examen que tengo que hacer en la lengua de Shakespeare. Especialmente, porque lo de estudiar inglés me dura poco, y el mes lo acabo marchándome a Roma a pasar calor y a cantar en italiano, metida en el macro (y multitudinario) concierto que se celebró en la ciudad eterna en la festividad del día del trabajo.

…porque me toca.

Y bueno, casi sin darme cuenta, abril ha pasado volando, y me he metido ya en mayo. El calendario de mayo se prevé también completito. No iré a las cruces de Bonares, ni a San Isidro, ni al Rocío… pero Italia no se libra de fiestas, y yo he desarrollado una habilidad especial para estar en los lugares exactos en el momento adecuado. Acabo estando  justo donde suceden las cosas (eso debe ser, ¿no?, el alma de periodista). Aunque por otro lado, me siento un poco como jugando a la oca, tentada por la suerte según la jugada, donde igual me tocan adelantamientos que me paso periodos en la cárcel. Así que, en la recta final, a punto estoy de volver a tirar los dados…

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.