Sonrisas urbanas

Monterrey (México)

Sonrisas urbanas

Eran pasadas las 6 de la tarde, lo único que quería era subir al autobús urbano y dormir durante el trayecto de casi dos horas para llegar  a mi casa, después de un ¡espantoso día!

Sentada viendo por la ventanilla, las caras de fastidio y cansancio de los transmutes, la misma que mostraban los pasajeros de la ruta 209; de pronto hace la parada un hombre con ropa muy colorida, sube al camión, era un payaso regordete y en ese instante pensé,-¡oh no, y yo que quería  dormir un poco!- , el payaso presentó una seria de chistes, que en realidad hicieron que despertar gracias a la risa que me provocaron.

 

Eche un vistazo a mi alrededor y note como la cara de los demás pasajeros se iluminaban y de sus bocas, que antes permanecían cerradas,  se abrieron para entonar en conjunto una fuerte y ensordecedora carcajada.

 

Después del acto, el payaso pidió algunas monedas, pues este no tenia trabajo y “vivía de la risa”; no se si esto sea verdad, lo que si puedo constatar es que, dejo en mi y en el resto de los pasajeros un gran motivo para disfrutar el tan estresante viaje.

 

Con esto puedo decir, que cualquiera que sea el destino por más habitual o inesperado, una sonrisa siempre cambia el rumbo…

 

¡Gracias payaso, por hacerme ver lo lindo de los viajes rutinarios!

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.