Ruta gastronómica Murciana

Descubre diez fantásticos lugares donde Tapear

Ruta gastronómica Murciana

Para sacarle máximo partido al potencial gastronómico murciano, os proponemos una ruta de 10 paradas donde poder saborear parte de lo que la ciudad tiene por ofrecer. Es un recorrido de un total de 2km y que puede realizar en tan solo 30 minutos, aunque si los lugares acaban por seducirles, pueden pasarse horas realizandolo.

El punto de origen es un restaurante estilo barraca, el Bar La Casa Vieja. Con buena temperatura, podrán disfrutar de una paella o migas en plena terraza, rodeado de limoneros.

La ruta les llevará en paralelo con el Río Segura, cruzando la Huerta de los Cipreses hasta llegar al segundo punto, BaoBar. Podrán comer dentro del propio recinto del Jardín Botánico del Malecón, con mucha cercanía al río que cruza la ciudad, que será una constante durante toda la ruta. El recorrido puede realizarse a cualquier hora del día y a la inversa, este lugar es una excelente elección por la noche, dado que se convierte en un lugar de copas. Durante el día, pueden degustarse las tapas, platos combinados y bocadillos en un entorno que no deja indiferente.

 

Fotografia de: H. Helmlechner     

Para llegar al siguiente punto hay que terminar de salir de la huerta, viendo el Puente de los Peligros, llega el momento de adentrarse en la ciudad siguiendo la Calle Arco de Verónicas y la Calle Aduana hasta la Plaza de San Pedro, allí se encuentra La Tapeoteca. Local de carácter vanguardista, ofrece las tapas clásicas empleando nuevas técnicas de alta cocina. El artífice es el reconocido chef Manuel Álvarez, un lugar que es una parada obligatoria para los amantes de la comida.

El próximo paso lleva a cruzar por delante de la Iglesia de San Pedro y continuar hasta la Plaza de las Flores, hasta la Tapa. Este local es la contraposición al destino anterior, un local que abrió sus puertas hace prácticamente un siglo. Apto para cualquier comida del día, con gran variedad y económicas tapas individuales. Pero va mucho más allá de las tapas, saciará cualquier necesidad.

Justo al lado de la Tapa, en la misma Plaza Flores, se encuentra el Parlamento Andaluz. Autodenominados como “La Catedral del tapeo”, humildad aparte, es el lugar ideal para tapas relacionadas con embutidos y también, en caso de viajar en generosa compañía, aprovechar sus menús para grupos.

 

Tras un gran primer contacto con las tapas, toca caminar un rato, hacer las esquinas de las Calles Pascual y Madre de Dios, siguiendo un buen tramo de la Calle Frenería hasta doblar esquina para llegar finalmente al Bar Los Zagales, en la plaza Belluga, otro establecimiento de corte clásico. No es una opción tan económico como otros puntos de la ruta, pero sus tapas calientes, posicionamiento y aporte histórico, acabarán seduciendo.

Otro tramo de caminar, cruzando la Plaza del Cardenal Belluga y las Calles Apóstoles, Eulogio Soriano y Cánovas del Castillo hasta toparse con Tasca El Palomo. situado en la zona de tascas, servirán raciones y aperitivos, ideal como paradas justo antes de decantarse por un local donde comer.

Cruzando la Plaza de Santa Eulalia, tras haber observado el Monumento al Escultor Salzillo, toca girar a la derecha para tomar la Calle Mariano Vergara, donde está la Taberna de Jesuso. Otra parada obligada para cualquier persona que necesite repostar, un buen descanso con cerveza. En este bar, que tiene más años que La Tapa, al estar operativo desde 1870, tienen enormes cubos de hielo repletos de quintos encima de la barra para que sus sedientos consumidores puedan darse el gusto ellos mismos. Además sirven tapas de plancha, puede disfrutarse del zarangollo, uno de los platos a los que más atención hemos dedicado.

 

Zarangollo, Imágen extraída de: CocinaAbierta.

El fin del recorrido se acerca mientras se vuelve hacia atrás hasta la esquina de la Calle San Antonio con Balsas, llega Pepita Pulgarcita. Tras los últimos lugares visitados, quizá el punto perfecto para finalmente comer. De nuevo un establecimiento de comida moderna y vanguardista; platos, tapas y vinos.

Como última parada, seguir la Calle Balsas y girar esquina en la Calle Santa Quiteria, donde junto al Museo del mismo nombre y que recomendamos visitar, se encuentra El Garrampón. Taberna clásica murciana de corte familiar e ideal para pasar la tarde rodeado de tablas de embutidos y quesos, sin que falte el buen vino en barril.

 

Punto A. Bar la Casa Vieja.

Punto B. BaoBar.

Punto C. La Tapeoteca

Punto D. La Tapa.

Punto E. Parlamento Andaluz.

Punto F. Bar Los Zagales.

Punto G. Tasca El Palomo.

Punto H. La Taberna de Jesuso.

Punto I. Pepita Pulgarcita.

Punto J. El Garrampón.

 

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.