“Pasqua” en familia

Cartas de una Erasmus - Entrega 14

“Pasqua” en familia

Hay un dicho italiano que proclama: “Natale con i tuoi pasqua con chi vuoi”. Significa que la Navidad la pasas “con los tuyos” y la Semana Santa, “con quien quieras”. Aprovechar para adentrarte en otras costumbres es una de las cosas más productivas que puedes hacer cuando te va a vivir a otro país. Sin embargo, no todo el mundo tiene la suerte, como la hemos tenido nosotras, de poder introducirse hasta el fondo.

En “giro” por Le Marche
La Semana Santa (la “Pasqua”) es en Italia un acontecimiento que se celebra prácticamente con los mismos esmeros que la Navidad. Mi “coinquilina” y yo hemos sido “adoptadas” esta Pasqua por la familia de nuestra coinquilina italiana y de su primo (los mismos que nos enseñan a cocinar y nos hacen de profesores de italiano).

Jueves y viernes Santo, en Italia, se trabaja. Las fiestas llegan el fin de semana. El domingo de resurrección es el día grande, es el día de Pasqua y la familia se reúne para hacer todos juntos una comida especial.

Pero empecemos por el principio. El sábado por la tarde llegamos a la tierra del primo, Civitanova. Pertenece a la región de Las Marcas (Le Marche), y es un pueblecito pequeño situado en la costa del mar Adriático. La mañana del domingo de Pasqua se desayuna la “Colomba”, una especie de “panettone”, un biscocho con chocolate por dentro y por fuera, que tiene forma de paloma. Desde ese momento, ya no se deja de comer.

El almuerzo familiar se celebraría en un pueblo vecino llamado Jesi, donde vive la familia de nuestra “coinquilina” italiana. Pero antes de la gran comida nos dio tiempo a dar un paseo por el “lungomare” (paseo marítimo) de Civitanova. ¡¡Cómo echábamos de menos el mar!! Ay!!, y lo cerca que está ya el verano…

Vincisgrasso y chocolate

Abuelos, tíos, primos… toda la familia italiana (incluidas nosotras) nos reunimos ante dos bandejas de “Vincisgrasso”, una lasaña especialidad de Las Marcas. Después vendría la carne, el vino, el dulce…y de postre, un licor de chocolate que fabricamos nosotros mismos en Perugia, unos días antes.

El chocolate es el rey del día de Pasqua. Después de comer, los padres regalan a sus niños huevos de chocolate. Y nosotras, las niñas de la casa, también tuvimos el nuestro. Mi huevo de chocolate tenía forma de pez…

“Città della poesia”

En la tarde del domingo, nos acercamos hasta Recanati, el pueblo del escritor italiano Giacomo Leopardi. Además de una interesante muestra, la casa del poeta alberga una biblioteca impresionante, que en 1.812 abrió a sus conciudadanos para acercarles el placer de la lectura.

En estos días que ando peleándome con el inglés y el italiano, me quedé exhausta –y muerta de envidia– al enterarme que Leopardi, con 14 añitos, aprendió, por cuenta propia, el griego y el hebreo leyendo una Biblia políglota, y aplicando en su lectura el método de la confrontación con el latín y el italiano que ya manejaba.

Lunes de “Pasqueta”  

La cena del domingo es también en familia, esta vez, paterna. Luego una “caipiroska alla fragola”, y preparadas ya para el lunes de “Pasqueta”; día en el cual, además de comer, –otra especialidad de Las Marcas, la “Stracciatella”, que es una sopa con quesos– se suele ir de paseo. En nuestro caso nos acercamos a tomar un helado por otro pueblo de mar, pero esta vez de la región de Emilia Romagna, un pueblo llamado Riccione.

Después de dos días comiendo sin parar, vuelvo a mi casa en Perugia. Me dedico a estudiar “Storia del giornalismo italiano”, mientras los temblores, pequeños ya pero aún constantes, no dejan de sacudir las regiones centrales de Italia. Y entre tantas, la primavera duda entre salir o no…

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.