En territorio salvaje

Canadá, América del Norte

En territorio salvaje

Ante la imponente silueta de las interminables montañas Rocosas, emerge un territorio plagado de maravillas naturales... ¡y de osos! Anárquicas manadas de alces deambulan por las calles nevadas de Banff, una ciudad de la provincia canadiense de Alberta. En cada esquina, llamativos cárteles recomiendan a los viandantes no acercarse a menos de 100 metros de estos animales de frondosa y peligrosa cornamenta. La toma de este espacio urbano por los alces es tan sólo una muestra del enorme protagonismo que la naturaleza posee en el amplio territorio canadiense.

En la provincia de Alberta, que cuenta con cinco lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, existen más de 600 lagos y 245 ríos. En sus praderas, bosques boreales y montañas, conviven cerca de 300 especies de aves, 90 de mamíferos, 50 clases de peces, 18 de reptiles y anfibios, y más de 1.700 plantas. Dos de los parques nacionales más importantes del país se encuentran en esta zona: el de Banff y el de Jasper. Un recorrido por sus parajes —en muchos casos, totalmente vírgenes— invita al visitante a participar en un reencuentro con la naturaleza en estado puro. Contemplar imponentes cascadas entre escarpadas rocas, recorrer a bordo de tradicionales canoas las aguas esmeraldas de grandes lagos o caminar entre la frondosa vegetación de bosques repletos de osos... La naturaleza en su máximo esplendor cobra vida en país que se convierte por momentos en un “territorio salvaje”.

 

Hay dos ‘Canadás’

Después de Rusia, Canadá es el estado más extenso del mundo. Los cerca de 10 millones de km² de superficie del país se han dividido tradicionalmente en dos grandes áreas: el Canadá Útil y el Gran Norte. El “primer Canadá” está formado por una franja discontinua del territorio que se extiende del Atlántico al Pacífico siguiendo la frontera de EEUU. En esta área se encuentran las principales ciudades del país: Québec, Ottawa —la capital—, Toronto, Calgary, Edmonton...

Sin embargo, es el “otro Canadá”, el Gran Norte, el que esconde el tesoro de unas tierras que todavía mantienen parajes completamente vírgenes. En una zona equivalente a casi dos tercios del país, se extiende una región plagada de tundras, ríos, lagos y hielos infinitos donde los inviernos se vuelven interminables y los breves veranos convierten el lugar en un cenagal poblado de mosquitos. Se trata, en definitiva, de un 75% del territorio del país habitado por tan sólo el 2% de la población canadiense.

Descubriendo el paraíso

Era el año 1841. Sir George Simpson, gobernador de la Compañía de la Bahía de Hudson, exploró la zona del Banff, convirtiéndose en el primer europeo que pisaba unas tierras repletas de gargantas, cañones, lagos y una rica y variada flora y fauna. Los paisajes del lugar dejaron embaucado al visitante. Poco tiempo después, la historia se repetía...

 

Los ingenieros y operarios de la Canadian Pacific Railway llegaron a Banff con sus herramientas, máquinas y raíles de acero dispuestos a instalar la línea férrea del ferrocarril transcontinental. Impresionados por las belleza de los parajes, decidieron construir un hotel —el primero de la zona— que se ha mantenido hasta nuestro días: el Banff Springs. William Cornelius Van Homer, director general de la compañía ferroviaria, no tardó en descubrir el gran poder de atracción que el lugar podría tener entre la gente y afirmó: “Ya que no podemos exportar estos bellos parajes, tendremos que importar a los turistas”. Como si de una profecía se tratase, el deseo de Cornelius Van Homer se convirtió en realidad: cerca de cuatro millones de visitantes llegan cada año a la provincia de Alberta. Los parques naturales de la zona son uno de sus principales atractivos.

Parque Nacional de Banff

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985, el Parque nacional de Banff, con una extensión de 7.000 km² y con más de 24 picos de más de 3.000 metros de altura, fue uno de los primeros del país.

Entre los principales puntos de interés del lugar, destaca la ruta que conduce al monte Sulphur, desde donde se puede subir en un teleférico y tomar, desde una posición privilegiada, fotografías de la grandeza del paisaje. Sin embargo, los amantes de las alturas pueden optar por otra opción más arriesgada y atrevida: sobrevolar los picos nevados del parque en helicóptero durante un inolvidable viaje de entre 25 y 45 minutos de duración. Las cascadas Bow o la imponente figura del monte Cascade, de 2.998 metros de altura, ofrecen al visitante el escenario idóneo para inmortalizar la visita al parque con fotografías inolvidables.

El monte Norquay, situado a 2.522 metros de altura, es uno de los mejores lugares para esquiar. Desde la ciudad de Banff y tras recorrer cerca de siete kilómetros, se llega a las pistas. Al sur de la autopista Trascanadiense, se encuentra Vermillion Lakes: tres lagos interconectados en cuyos parajes reposan decenas de aves migratorias en sus largos viajes hacia las cálidas tierras del Sur.

Después de recorrer el parque, la ciudad de Banff se presenta con un buen lugar para reponer fuerzas y para visitar algunos museos y exposiciones de interés. El Banff Park Museum, considerado como el museo más antiguo del occidente de Canadá, presenta una colección de animales disecados que permite observar con total detenimiento las características de los principales seres vivos que habitan el parque. El Museo de Historia Natural ofrece una amplia colección de fósiles y restos hallados en la zona. Sin embargo, el interés de los turistas suele centrarse en una particular pieza de la exposición: una estatua del legendario bigfoot.

Cañones, lagos y cataratas

Como si de una continuación del parque de Banff se tratara, el visitante accede casi sin darse cuenta al Parque Nacional de Jasper. El Maligne Canyon con 55 metros de profundidad es uno de sus principales enclaves. El Maligne Lake, el segundo lago glaciar más grande del mundo, dispone de casas de alquiler de botes y lanchas motoras para recorrer sus cerca de 22 kilómetros disfrutando de la belleza del paisaje.

 

En la provincia de Alberta, cerca del pueblo de Waterton, se encuentra el Parque Nacional de Waterton Lakes. Sus 525 km² de extensión lo convierten en un espacio “diminuto” si se compara con los otros parques del país. Unido al parque estadounidense de Glacier, destaca por ser el escenario donde coexisten dos ecosistemas muy diferentes: las amplias praderas y las escarpadas cimas que se elevan mil metros por encima. Contemplar el color, entre óxido y rojizo, del Cañon Red Rock o visitar las cataratas Cameron, con las piedras más antiguas de las Rocosas, son otras posibilidades turísticas de la zona.

Naturaleza eterna

Con motivo de ancestrales celebraciones religiosas, algunos descendientes de los legendarios indios pow-wow siguen reuniéndose para continuar con las celebraciones y ritos propios de su cultura. Sin embargo, ahora viajan a bordo de modernos vehículos todo terreno. El legado de su milenaria cultura ha ido reduciéndose a algunos tótem desperdigados por algunos cerros, exposiciones en muesos y festivales de carácter folclórico. Sin embargo, el amor y respeto de estos pueblos indios hacia el medio natural parece haberse extendido por el país.

 

Canadá, uno de los países más desarrollados del mundo y con un alto nivel de industrialización, se consolida como un destino ideal para aquellos que buscan adentrarse en escenarios donde la naturaleza se ha convertido en la protagonista. El desarrollo industrial y la conservación del medioambiente han sabido convivir en un territorio generoso en recursos naturales y parajes insólitos. Cuando viajar es tan sólo una forma de reencontrarse con la naturaleza, cuando el principal objetivo es disfrutar de una gran variedad paisajes de ensueño, un destino sobresale entre los demás: Canadá.

 

Fotos: Flickr

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.