Al Este del Otoño

Kiev (Ucrania)

Al Este del Otoño

Acabo de llegar a mi destino, después de veinte horas de viaje entre aviones, pasillos de aeropuerto y algún que otro tren.  Mientras espero en la larga cola para pasar el control de pasaportes, intento dibujar una imagen mental sobre lo que me espera fuera. Sin duda encontraré grandes avenidas de influencia soviética. Imagino rostros cargados de historias personales deambulando bajo el frío. En cuanto llega mi turno, me pongo de puntillas para alcanzar el mostrador de la caseta de control, y el agente me da paso tras comprobar que efectivamente soy la persona de la fotografía. Con unos viejos billetes gastados en una mano y mi maleta en la otra, salgo al exterior y miro fijamente un enorme cartel con cuatro letras: KYIV. 

Tintes de sorpresa
Durante una hora veo pasar a mi derecha kilómetros de Historia en forma de viejos automóviles, curiosos carteles y bosques frondosos. Una radio suena de fondo, aunque yo no entiendo que dice, pero me deja escuchar las primeras melodías de un país por descubrir. Desde el asiento de atrás del taxi dejo pasar las imágenes a mi lado, mientras me acerco al corazón de la ciudad.

Ya sin equipaje, paseo efectivamente por largas avenidas, calles anchas que desembocan en enormes monolitos rememorando héroes nacionales, o bustos desde los que recitan versos sus más celebres escritores. Mientras, me dejo sorprender por la paradoja que encierra el frio que corta mi cara junto a los cálidos tonos de un Kiev otoñal. Lejos de ser una ciudad gris como la había dibujado en mi mente, me veo obligada a incluir en mi paleta de color una gama de rojizos, ocres y marrones para pintar con ellos la enorme superficie de jardines, bosques y alamedas que nos brinda la capital ucraniana.    

Colección de sensaciones
Hay ocasiones en que viajamos por placer, y otras en que la aventura se mezcla con el trabajo. Por eso esta vez no puedo contar grandes historias sobre los monumentos de Kiev y recomendar una ruta turística. Sin embargo puedo hablar de sensaciones, de sabores y pinceladas de una ciudad totalmente distinta. Me dejo caer por uno de los supermercados del barrio, y observo los contrastes. Tres pasillos enteros se abren ante mí con una colección interminable de botellas de vodka, tamaños distintos, sabores de toda clase, para estómagos menos resistentes y otros capaces de tumbar al más fuerte de un solo trago.

Continúo conociendo el país a través de sus productos más básicos entre pasillos en penumbra, refrigeradores a medio gas y bebidas calientes. Del exterior me llaman la atención los contrastes arquitectónicos. En medio de bloques rectangulares de edificios burocráticos se abren plazas empedradas, en las que se erigen bellísimas iglesias ortodoxas, toda una explosión de colores pastel y líneas doradas que rompen con la frialdad de la piedra administrativa.

Billete de retorno
Apenas cinco días después de encontrarme inesperadamente con los encantos de esta ciudad, repito el camino de vuelta hacia el aeropuerto, rebobinando imágenes, esta vez desde el cristal izquierdo del taxi y en dirección contraria. Suena la misma música de fondo, pero me parece entenderla. Son los mismos cartees que vi a la llegada, pero me resultan familiares. Y el mosaico de ocres, rojizos y marrones con el que me deleita el margen del camino ya no me sorprende; es más, me regala la mejor despedida de una ciudad a la que, sin duda, pretendo volver para deambular al lado de su gente y escucharles mientras caminan pensativos.

Al llegar al aeropuerto bajo del taxi y me veo allí, de nuevo, frente al cartel de cuatro letras. Con una maleta en la mano, y en la otra un billete gastado que ya de nada me servirá a la vuelta, más allá del enorme placer de seguir contándome su Historia.

Fotografías: Fernando Campo, Miha Suster

que lindo texto, muy bien.

que lindo texto, muy bien. Te felicito.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.