Religiosidad y herejía

Fiestas de San Fermín

Religiosidad y herejía

Pueblos. Naciones. Trazos culturales. Tradiciones. Folclore. Expresiones que se mezclan en cualquier tiempo y en cualquier sitio. Causan siempre algún tipo de sentimiento: aprobación, repudio, admiración, espanto, sorpresa, encantamiento, indignación, etc.etc. Son sensaciones o sentimientos dispares que se cruzan. Las fiestas de San Fermín o los Sanfermines, teóricamente, homenajean a San Fermín, uno de los santos patronos de Navarra, Comunidad Foral.

4)	Un momento exacto de los encierros.Nueve días
En la capital Pamplona (Iruña, en euskera), cada año, se celebran los festejos durante nueve días. Su origen es bastante antiguo y se pierde en muchos siglos atrás. Sin embargo, su fama crece cada año, gracias a los esfuerzos de algunos, entre los cuales gana relieve entre los sanfermines el autor norteamericano Ernest Hemingway. Su novela The Sun Also Rises (Fiesta) cuenta la desilusión de un grupo de americanos que se refugian en España, tan pronto termina la Primera Guerra Mundial, en búsqueda de emociones fuertes: las fiestas de San Fermín, dando espacio a la historia de amor impasible entre Barners y Brett.  

Así, desde las 12 horas del día 6 de julio empieza la quema de fuegos, que ocurre en el balcón del Ayuntamiento de Pamplona hasta la medianoche del día 14, cuando la canción Pobre de Mí es cantada en tono de despedida y de lástima; la religiosidad es dejada de lado. La lujuria ocupa los espacios. Las noches de Pamplona se convierten en días. Los días viran en noches. La ciudad vive a la luz de la luna y duerme a la luz del sol, a partir de las 8 horas de la mañana cuando, durante tres o cuatro minutos, ocurre la más famosa actividad diaria de la fiesta. Nos estamos refiriendo a los encierros, carreras taurinas por las calles del casco antiguo de Pamplona que llegan hasta una de las Plazas de Toros más conocidas de España, en un recorrido de 800 metros.

Una 'gran' fiesta
Algunas oficinas y tiendas mantienen sus puertas cerradas durante las fiestas que ahora, en 2009, incorporaron más de 592 actividades, con un presupuesto estimado de cinco millones y medio de dólares. Algunos nativos de Pamplona, entre sus 200.000 ciudadanos huyen de la multitud de gente, que llega a aproximadamente 50.000 visitantes, que llenan las calles de la ciudad cada noche. Hay de todo. Aparte de la llegada de españoles de los más diversos rincones, algo esperado, hay también muchos franceses.
Brasileños en los encierros de Pamplona.Al final, San Fermín, en su condición de primer Obispo de Amiens, Francia, fue martirizado y decapitado en esa ciudad en el año 290. Fue nombrado Apóstol de las Galias por su trabajo como evangelizador y es bastante venerado por los que profesan la religión católica en la actual Francia.     

Desde todo el mundo...

Además de los españoles y franceses, Pamplona se llena de ingleses, americanos y muchos sudamericanos, que estudian postgrados en ciudades cercanas o no tan cercanas, como por ejemplo de Salamanca. Con excepción de los contrarios a las toradas o las carreras taurinas y a los consecuentes malos tratos de los animales, quien se queda en la ciudad se rinde a la tradición, independientemente de la franja de edad o de cualquier otro dato particular. Mayores caminan despacio. Adultos conducen a los niños. Jóvenes se reúnen en ruidosos grupos que tocan y bailan por las calles, llenas de restos de comida y botellas. Mucha bebida. Mucho sexo.

5)	La  participación popular trae brillo a los encierros de San Fermín.Rojo y blanco 
La ciudad se viste de rojo y blanco. Pañuelos y fajas rojas contrastan con el blanco de la vestimenta. Algunas personas se disfrazan. Otras forman grupos uniformizados, a ejemplo de lo que se da en el Carnaval de Brasil. Pero el rojo es siempre el elemento que sobresale como recuerdo de la sangre derramada por los toros infaliblemente muertos cada día. Hay, sin embargo, más sangre derramada.

Conforme los datos de la página electrónica del Ayuntamiento de Pamplona, desde 1922, 16 personas murieron durantes los encierros, incluyendo el caso de la semana pasada. Después del último caso registrado en 2003, un joven madrileño, Daniel Jimeno, de 27 años, corneado mortalmente por el toro Capuchino, marca la tragedia de una vida perdida en medio de la alegría desenfrenada de muchos, hasta el punto de que los Sanfermines se imponen como una de las mayores fiestas populares del mundo, asemejándose a Oktoberfest de Munich (Alemania) y / o al carnaval brasileño. Quizás, la distinción entre la folía del Rey de Momo y las festividades de San Fermín esté en el requisito de la seguridad.

7)	La población sigue la tradición del blanco y rojo. Para ese año trabajaron 3.000 agentes, entre policías locales y nacionales, además de especialistas en el combate del terrorismo, debido a la presencia siempre aterradora de ETA, nombre de la letra H del alfabeto griego y sigla de Euskadi Ta Askatasuna (Patria Vasca y Libertad), organización terrosita que lucha por la independencia del País Vasco, región situada al noreste de España. Hay, aun cuidados extremos con los primeros socorros para los heridos, con el desplazamiento de equipos completos de médicos y enfermeros, algunos de ellos de la Cruz Roja.

Entre lo profano y lo religioso
El reconocimiento de Sanfermines, en su cara más profana que religiosa, se mide por muchos otros parámetros, que incluyen la repercusión mediática alrededor del mundo. Por ejemplo, 600 periodistas de muchas naciones diferentes y de los cinco continentes fueron debidamente acreditados para dar cobertura de los eventos de ese año, con la observación de que, tratándose de los encierros diarios, cada fotógrafo o cameraman gana un puesto específico. En fin, dejando de lado la repulsa que pretendemos nutrir en relación a las atrocidades cometidas con los animales, el conocer pueblos, naciones y culturas implica también descifrar sus tradiciones folclóricas. Nada más representativo de España que su Fiesta de San Fermín, en su escasa religiosidad y en su montón de herejía.

Autores: Maria das Graças Targino y Alisson Dias Gomes

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.