Galicia: entre azules y verdes