Un tesoro dentro de un tesoro

Hotel Meliá Hacienda El Conde (Tenerife)

Un tesoro dentro de un tesoro

Muy cerca, poderosas montañas. Al lado, extensiones de un verde hipnótico. Emergiendo en cualquier rincón, hercúleas rocas. Y, en su corazón, un edificio con alma colonial aderezado por el color turquesa de unas aguas que invitan a un viaje al infinito. Su fisonomía congrega los ingredientes necesarios para construir el refugio perfecto. Dicen que allí, residen la esencia de la paz, del sosiego y de ese particular (y necesario) viaje hacia la desconexión del mundanal ruido. 

Bienvenido al tesoro (el tuyo)
Junto a los filosos y enigmáticos acantilados de Teno, al noroeste de Tenerife, se erige el sinuoso y elegante Meliá Hacienda El Conde. Este hotel boutique, solo para adultos, cultiva el secreto del relax y posee la capacidad de sanar. Por un lado, los visitantes, pueden tenderse en sus hamacas, estratégicamente colocadas, para absorber la magia de unos paisajes que solo posee esta isla. Por otro, las curvas de una piscina con espíritu de lago, permiten entrar en contacto con el verdadero sentido del descanso.

Además, una selecta y refinada oferta gastronómica que fusiona secretos culinarios isleños, asiáticos y peruanos… regala al huésped un viaje al placer del buen comer. Y, por último, un servicio de spa, reconocido internacionalmente, donde los detalles son la norma y su cuidado, la principal obligación. No hablamos de un hotel. Hablamos de un tesoro. Un tesoro que se levanta dentro de otro… La zona, de un perenne clima suave y un sol que siempre sabe brillar, está catalogada como parque rural protegido.

Refugio y hogar
Dos palabras cobran sentido en este particular hotel. La palabra refugio entendida como reducto, posada o remanso de protección, paz y silencio. Y también la palabra hogar concebida como calidez, hospitalidad y comodidad. Uno tarda en discernir si está en un antiguo poblado colonial. O si ha viajado a un paraíso donde la naturaleza y la sofisticación se han aliado.

A tan solo 60 kilómetros del Aeropuerto de Tenerife Norte y 69 kilómetros del Aeropuerto Tenerife Sur, comienza este viaje al sosiego. A pocos metros, se extiende su particular campo de golf diseñado por el mítico Severiano Ballesteros. Desde sus piscinas con unas inolvidables vistas “infinitas” la naturaleza da vida a un suculento espectáculo de formas y colores.

Homenaje a la madre tierra
El hotel tributa un sincero homenaje a la madre tierra. La roca, la madera y la arena volcánica emergen en los diferentes rincones de sus suites y de sus salones. De repente, desaparecen, para dar paso, a soberbios muebles de maderas preciosas y lámparas con un refinado halo aristocrático. Pero la naturaleza es una constante en esta hacienda convertida en hotel. De nuevo, su fuerza magnética adquiere vida en los delicados jardines del complejo.

La capacidad sanadora de la tierra se torna igualmente protagonista en su spa y en sus restaurantes. Productos de la tierra, especias de los más remotos confines, tratamientos terapéuticos de la Antigüedad, secretos culinarios, bálsamos que regeneran la vida... El lugar aprovecha la magia de la “vida” para convertirla en platos, brebajes, masajes, curas…

El arte de “sanar”
El Yhi Spa se esconde en uno de las galerías del hotel. Junto a la piscina, y entre un pasillo de velas doradas, espera al viajero para darle la bienvenida con el lagrimeo de un refinada fuete y un pequeño conducto de agua. Luz y agua. Estos dos ingredientes recuerdan que se trata de un lugar ideado para la relajación, la regeneración y la relajación.

Algunos textos milenarios hablan de “Yhi”. La definen como la “diosa creadora de la vida”. En el spa, hay algo de creación y de vida. Allí es posible sentir el poder capaz de purificar el cuerpo, la mente y el alma. El sabor cítrico del té con limón o el poder regenerador de la fruta refuerzan esta apuesta por la magia y la paz.

Piscina dinámica climatizada. Hidromasaje. Pediluvio. Sauna. Baño turco. Fuente de hielo. Duchas térmicas… Es la magia del agua que sana. La hidroterapia, conocida desde la Antigüedad, se ha consolidado como un camino certero para la recuperación de lesiones o dolencias. Todo tipo de problemas (custiones óseas, musculares, circulatorias, trastornos como la ansiedad, el estrés y el agotamiento psíquico, entre otros) pueden ser tratados en sus cabinas. A ello, se unen masajes de diferente tipología. Ante todo, la diferencia no viene en el “qué”. Se trata del “cómo”.

Y otra vez, regresa el mismo regalo y la misma sensación. Hemos viajado a un tesoro dentro de un tesoro. 

DATOS BÁSICOS: 

  • Hotel Meliá Hacienda El Conde.
  • Sitio web.
  • Dirección: Calle La Finca, s/n, 38480 Buenavista del Nte., Santa Cruz de Tenerife
  • Teléfono: +34 912 76 47 47