Magia en el camino

Tambo del Inka Luxury Collection Resort & Spa (Perú)

Magia en el camino

Viajamos a un remanso de paz. Nos espera el sosiego de un particular oasis. Un lugar ideado para el reposo y para la paz. Un refugio mágico que sana al caminante. El Tambo del Inka, a Luxury Collection Resort & Spa, se sitúa en un rincón secreto del Valle Sagrado (Perú). Los “tambos” fueron construcciones de una gran importancia en el Imperio Inca. Almacenaban grano, lana, leña y un sinfín de víveres. Eran sinónimo de abundancia, de descanso y de vida. Viajamos a un hotel que recupera esa misma esencia. Un hotel que sana al caminante.  

Madera, piedra y paz
La inmensidad está allí. Cumbres de montañas eternas rodean un lugar bañado por un río serpenteante que bordea los jardines del hotel. Sinuosas piscinas dibujan estructuras escalonadas que parecen tributar un particular homenaje a la pachamama, la madre tierra. Entre árboles octogenarios y flores de intensos colores, revolotean diminutos colibrís, el único pájaro que puede retroceder en su vuelo y también, según cuentan las leyendas, el único capaz de ver y de hablar con Dios.

Allí mismo, bajo inclinados techos de teja rojiza, emerge este hotel sobre una colosal estructura de fuertes troncos de madera andina. Junto a ellos, la piedra y el agua siempre están presentes. A ellos se une el calor del fuego de una gran chimenea de casi 20 metros de altura. El visitante se sumerge en un “mundo” de paz, sosiego y relajación.    

Si todo es único…
Es el único hotel del Valle Urubamba que posee una estación privada de tren. La comodidad se fusiona con la exclusividad y a ellas se les une la más refinada elegancia. Todo ello bajo una contundente atmósfera de paz y silencio donde cada detalle se torna un murmullo sanador. Los caminantes que lo desean pueden, desde allí, abordar un cómodo vagón ferroviario para acceder, entre filosas laderas de piedra y floresta, al legendario complejo arqueológico de Machu Picchu.

Todo se torna…. Único. El complejo, su arquitectura, el entorno… Y también su spa. El visitante puede experimentar el efecto sanador de hechizantes tratamientos que combinan los saberes ancestrales con la sofisticada fuerza terapéutica de baños, masajes y tratamientos de un exotismo de ensueño.  

Sanando el cuerpo y el alma
Después del trasiego de la ruta y tras varias jornadas de camino por el territorio andino, el visitante anhela el poder terapéutico de la paz y del silencio. El Tambo del Inka se lo ofrece. Pero además le reserva una particular sorpresa. En un rincón del hotel, con forma de spa, se esconde un lugar que es remedo para el cuerpo y para el alma.

Una colección de piscinas, interiores y exteriores, invita a un relajante circuito de piscinas de hidromasajes con temperaturas reguladas, saltos de aguas, y camas subacuáticas. Hay más… Doce salas de tratamientos –individuales o en pareja–  donde degustar los reconfortantes efectos de la terapia del lodo del Monte Misti, los tradicionales masajes shiatsu o thai, el tratamiento sanador de piedras del volcán Yucamani… O la terapia reafirmante a base de hojas de coca andina o el majestuoso elixir facial “de los dioses” a base de limaduras de oro de 24 quilates.  Los cuidados y las recetas del centro spa del hotel recomponen el cuerpo, rejuvenecen la piel y equilibran la mente. Ahora, ya es un buen momento para paladear la mejor cocina andina…

 

El secreto del “camino”
La fascinante y prestigiosa cocina andina se puede degustar en los restaurantes del hotel. Desde una creativa cocina andina a platos del ámbito internacional, el visitante puede saborear la esencia de los mejores productos orgánicos y estimulantes especias cultivados en el propio huerto del hotel. La refinada oferta para el paladar comienza con el desayuno con una amplia variedad de repostería y platos recién elaborados a base de productos naturales de primera calidad: panes de todo tipo de semillas, mermeladas de frutas exóticas del Amazonas o una variedad de verduras y embutidos de un sabor único.

 

De este modo, el Tambo del Inka completa una experiencia que combina el descanso con la paz, el sosiego con la calma, y el placer gastronómico con la hechizante magia de lo terapéutico. En este rincón del Valle Sagrado, el caminante se prepara para recorrer un país infinito o, al revés, se recupera tras intensas jornadas oteando los paisajes andinos. Da igual. Es lo mismo. El resultado no cambia. Sea cual sea el momento de su “caminar” han encontrado un auténtico “tambo”. Y como nos enseñó el legado inca, esto es un símbolo de reposo, de abundancia y de paz. Hay... magia en el camino.

 

 

DATOS BÁSICOS:

  • Tambo del Inka Luxury Collection Resort & Spa.
  • Web.   
  • Dirección: Avenida Ferrocarril S/N, Valle Sagrado, Urubamba, Perú.  
  • Teléfono: (51)(84) 581 777.