Las armas más poderosas son las menos nocivas