Manual básico para viajeros solitarios (Parte I)

Manual básico para viajeros solitarios (Parte I)

Fue en La Habana, Cuba. Viajé allí buscando a Ernesto Che Guevara. Iba sólo. Y en silencio. Una de aquellas mañana decidí visitar el Capitolio. Sentado en la parte superior de sus interminables 56 peldaños, saqué mi cuaderno de viajes y escribí un “Manual básico para viajeros solitarios”. Son algunos consejos, algunos aprendizajes, cosas que seguro ya sabes o que quizás nunca deberías haber olvidado…   

En los alrededores de este  edificio suelen concentrarse muchos turistas. Algunos se mueven en grupos organizados acompañados de guía, autobús y tarjeta de identificación en el cuello con su nombre, su agencia de viajes y el teléfono de contacto de su hotel.

Otros viajan en parejas. Y algunos, me atrevería a decir que cada vez más, lo hacen solos. Para éstos últimos y mientras llega la hora de abandonar el lugar en dirección a la fortaleza de El Morro, me he propuesto redactar el siguiente “Manual básico para viajeros solitarios”.

Me siento en uno de los peldaños de la escalinata de acceso al Capitolio. Hace sol. Comienzo a “ensuciar” mi diario. Los fundamentos teóricos que respaldan este improvisado “tratado” no proceden de grandes y extensos estudios estadísticos. Se basan, sencillamente, en la experiencia, en las vivencias y en la observación de otros viajes hechos en solitario por otros territorios de este quimérico continente latinoamericano. Se trata de un doble decálogo, abierto a cambios, sugerencias y mejoras, que apunta lo siguiente: "Manual básico para viajeros solitarios".

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.