Cuando tengas que escoger

Cuando tengas que escoger

Alguien preguntó si un viajero podía enamorarse. Y alguien le contestó. Sí. Escribí una vez que hay dos tipos de mapas. El primero esboza las rutas; delimita las coordenadas; y marca los puntos de visita. Pero hay otro mapa. El de las preguntas y las dudas que es también el de los aprendizajes, las lecciones y las respuestas (en ocasiones, contundentes). Lo dibujan tus anhelos y tus pasiones. Alguien lo llamaría nuestro (tu) "ikigai". Después, está lo imprevisto, la sorpresa. Aprendí viajando que  cuando un viajero desvía su rumbo, detiene su mirada ante un cruce inesperado o topa –literalmente– con su “destino”, quizás alguien o algo le está mandando una señal.  Ese consejo nunca he dejado de aplicarlo. Lo escribí una vez, en esta misma página:   


undefined "Cuando tengas que escoger entre dos caminos, 
pregúntate cuál de ellos tiene corazón. 
Quién elige el camino del corazón no se equivoca nunca".

 

 

P.D.: Alguien preguntó si un viajero podía enamorarse. Él mismo se contestó. Sí. 

Imagen: Vladimi Kush. "Haven".

 

 

R. 

Estoy de acuerdo... Pues

Estoy de acuerdo... Pues estos días tuve una reflexión. Llegaba a la conclusión de que cuando ya ha pasado el evento y miras atras, si hubo señales, caes juntando las piezas en que si se concedió todo para que saliera asi, y es increible y sonries y asientes, PERO que intentando unir piezas para pronosticar o intuir un acto futuro, no sale. Nunca se da. Son solo nuestras ganas. Es a pasado, no ha futuro las señales. Me entiendes?

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • No se admite ninguna etiqueta HTML
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

To prevent automated spam submissions leave this field empty.
CAPTCHA
Responde a la pregunta para validar el envío.