Editorial

Vivo

Hace unos días cené en Ciudad de Panamá en uno de los restaurantes del Trump Ocean Club International Hotel&Tower. Esto es: Ese gigante que costó 430 millones de dólares. Una torre con forma de vela de navegación. 284 metros de altura. De las más altas de América Latina. La misma que no transmite… nada. Querer no es poder. Y la arquitectura, además de dólares y mármol, quiere alma. Quizás la vida no sabe de coincidencias y todo está escrito. Allí mismo –en ese lugar– conversaba con una amiga. 

Contra Goliat

Panamá. Nicaragua. Honduras. Tres países. Cuatro ciudades. Nueve días. Llegué a Centroamérica para “conversar” de comunicación, educación, periodismo e internet. También, para seguir coleccionando historias. Y así –buscando historias– el pasado lunes me topé con una muy singular. Es la historia de una paradoja… que tiene sentido. De una ‘pedrada’ (de la razón) para tumbar a ‘otro’ Goliat.

Terapeuta de ti mismo

Me lo dijo el sábado mi acupuntora. Justo antes de que las agujas comenzarán su particular viaje de energía y fuego. “Tú también eres terapeuta”. Según ella, por mi trabajo y por mi forma de “ver”, lo soy. Y yo, pensando en ello, creo que todos los somos. 

Cupido también busca empleo

Ahora que ya ha pasado la resaca de San Valentín, lo explicaré. Descubrí en un viaje –acabado haces unos días- que Cupido también busca empleo. Lo que hacía este hijo de Afrodita, hermano de Anteros, amigo de Hímero… simplemente hoy ya no es necesario. Ni arco de fresno ni flechas de ciprés. Nada. La crisis laboral ha llegado también al territorio de este joven alado, cazador de historias, iniciador de romances. Creo que busca empleo. Deberá comenzar a enviar currículums. Y lo tiene difícil.

No te engañes (que no te engañen)

Esta vez no escribo de viajes. O quizás, sí. Pues hablo de esas huidas cobardes y de su viaje a ningún lugar. No son éstas, hoy, unas líneas autobiográficas (aunque pudieron serlo tiempo atrás, demasiadas veces; hace ya demasiado). Escribo –aquí– juntando comentarios de pasillo y charlas de café. Palabras vacías que últimamente parecen estar de moda. Escribo cansado de escuchar excusas cobardes. Y de ver guerreros rotos. Y olmos heridos. No es ni quiere ser “esto” una crítica (¿A quién?). Es tan sólo mi particular y humilde homenaje a los que pasaron (pasamos) por ello. A los que se lo creyeron –aún sin creérselo–. Quizás el consejo llega tarde, pero a veces es mejor llegar tarde que no llegar (o incluso que llegar).   

Si no hay palabras

Tanto tiempo buscando el verbo exacto, el adjetivo preciso, la metáfora mágica, la frase idónea… Tantas tardes pérdidas emborronando cuartillas con tan poco éxito. Tantas cosas por decir y tan insuficientes las palabras. Y, al final, otra vez, el significado girado. La enseñanza al revés:

La que brilla

No lo tuvo fácil Zeus. Nada es fácil cuando vale la pena. Cuenta la leyenda que el padre de los Dioses y soberano del Olimpo tuvo que transformarse en cisne para –sólo así– poder conquistar a Leda. Lo logró. Y luego, llegó el brillo. La belleza. La luz. Y el fuego. Una hija a la que llamaron: Elena. 

Feliz 2014

Se acaba el año. Y al hacer balance, sólo nos quedan las historias. Las nuestras. Vividas en terminales de aeropuertos, estaciones de tren y tantos rincones inolvidables de esa “mayúscula” América. Ahora toca soñar otras –más y mejores– que han de venir para quedarse. Eso es lo más importante: Momentos e historias.

Lo sabrás cuando...

La semana pasada les pasé a todos mis alumnos el vídeo del discurso que Steve Jobs pronunció en la Universidad de Stanford en 2005. 14 minutos y 27 segundos de un valor infinito. Lección obligada para alumnos. Y para profesores. Para todos. En cada clase tuve que verlo. Y cada vez que lo veía aprendía algo distinto. 

Prohibido tocar las crisálidas

“Prohibido tocar las crisálidas”. Eso decía un cartel del museo de las mariposas de San José de Costa Rica. Allí estuve hace unos días (maravillosos). Me acaba de llamar un amigo para preguntarme lo que ni yo ni nadie sabemos: “Como recuperar lo que nunca se tuvo”.


Distribuir contenido